De Nobuyuki Wakai a Shoya Tomizawa: la maldición del imperio del sol naciente


El motociclismo japonés atraviesa uno de los momentos más bajos en el campeonato del mundo, a pesar de la llegada de algunas jóvenes promesas que se están forjando en la Asia Talent Cup (la apuesta de Dorna para que la parrilla recupere la época dorada de los pilotos orientales), la ‘maldición’ del imperio del sol naciente dejó las parrillas prácticamente vacías de nombres nipones.

Y es que la tragedia se ha cebado especialmente con los corredores japoneses. Desde que Nobuyuki Wakai, un auténtico talento en 250, falleciera tras chocar con un espectador en pit lane en Jerez en el año 1993, se abrió una etapa fatídica para los orientales, que perdieron la vida dentro y fuera de la pista.

Daijiro Kato,  ‘el elegido’

KATOmaxresdefault.jpg

Pero, sin duda, el golpe que sacudió con mayor intesidad el corazón de los aficionados nipones fue el trágico accidente que terminó con la vida de Daijiro Kato, el ‘elegido’ para devolver la gloria al país asiático, un piloto con un talento innato y palmarés que le auguraba un futuro junto a lo más grandes.

Sus primeros pasos en el Mundial como piloto oficial los daba en 1997 de la mano de Honda HRC. Esa temporada del debut lograba la primera victoria, y lo hacía en casa, en el GP de Japón y con la fábrica del ala dorada. A partir de ahí siguieron los triunfos e, incluso, se proclamó ganador de las 8 horas de Suzuka.

Su salto a la categoría reina colmaba las expectativas de los aficionados nipones. Lo hacía en 2002, de nuevo con Honda apostando fuerte por él. Un año ya era primer piloto de la marca.

El 6 de abril de 2003, en la carrera inaugural del año, en Suzuka, durante la tercera vuelta, cuando iba situado en quinta posición, sufrió un accidente y chocó contra un muro de protección a la entrada de la chicane de Casio a más de 200 kilómetros por hora. El casco se rompió por la mitad, fue reanimado dentro del propio trazado y trasladado al Mie Medical Center.

Tras el accidente quedó tetrapléjico y con necesidad de respiración asistida. Falleció después de trece días en estado de coma irreversible, el 20 de abril dejaba de latir su corazón y se iniciaba el ocaso del motociclismo japonés.

Yakusomo Nagai

Nagai_95_02

La lista negra continuaba en el Mundial de Superbikes, en Assen, donde Yasukomo Nagai fallecía el 12 de septiembre de 1995, también después de dos días en coma. Noriyasu Numata encontró la muerte mientras participaba en un test de Dunlop en Mimasaka el 4 de septiembre de 2007.

Norifumi Abe

Norick_Abe_1996_JapanGP

Pero a la afición nipona le esperaba otro devastador golpe esa temporada. Norifumi Abe (Norick Abe), el corredor que deslumbró a lo más grandes, como Doohan o Roberts, sufría un fatal accidente en carretera también el 7 de octubre 2007.

Shoya Tomizawa

Por aquel entonces comenzaba su andadura un joven de eterna sonrisa y sobrado talento. Su nombre: Shoya Tomizawa. Tras participar como piloto invitado en el GP de Japón durante varias temporadas, y siempre con un 74 en su mono en homenaje a su ídolo Kato (con el que aparece en la imagen superior), el asalto definitivo al mundial llegó en 2009, cuando Honda le dio la oportunidad de disputar todas las carreras, a excepción de Indianápolis, que se perdió por una lesión.

Lo mejor estaba por llegar. En 2010, en la carrera inaugural del Mundial de Moto2, subía a lo más alto del podio y se convertía en la nueva esperanza del motociclismo asiático. La ilusión apenas duró 6 meses. El 5 de septiembre, cuando rodaba en quinta posición en el GP de San Marino, Tomizawa se iba al suelo y era brutalmente atropellado por Álex de Angelis y Scott Redding. El joven corredor quedó tendido en el suelo. Tenía trautismos severos en la cabeza, el tórax y la zona abdominal.

A las 14.20 horas, incomprensiblemente con los pilotos de MotoGP disputando la carrera de la categoría reina (no se suspendió el Gran Premio), se confirmaba su fallecimiento.

Sin olvidar a Hiroki Ono, campeón del mundo en 2009, e impulsor de la Asia Talent Cup, todas las miradas están ahora centradas en Takaaki Nakagami, piloto de Moto2 en las filas del Idemitsu Honda Team Asia, que firmó la única victoria de su vida en Assen en 2016, y en tres jóvenes pilotos recién llegados a Moto3: Tatsuki Suzuki, Kaito Toba y Ayumu Sasaki.

Ellos son los aspirantes a devolver la gloria a un país que vibra con el motociclismo y que quiere cerrar esa página negra de su historia y volver a ver a los suyos en lo más alto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s